OSCARS 2017: “La la blufffffff”


¡¿Qué pasa locos y locas?! Bienvenidos y bienvenidas una vez más al blog más random de la calle en donde vivís.

¿Qué?¿Os creíais que me había olvidado de esto? Naaah.

SPAM —-> Si queréis echar un vistazo al nuevo portfolio, os lo dejo aquí. <—– SPAM

Pues vamos directamente a lo que toca, la 89ª Gala de los Oscars, celebrada el domingo pasado (madrugada del lunes en España) en el Dolby Theater de Los Angeles. Una gala que venía marcada por las 14 nominaciones que había recibido “La la land”, también conocida en España como “La ciudad de las estrellas”. Mi intención con este post no es realizar un análisis exhaustivo de todos y cada uno de los premios, si no más bien exponer una visión más generalizada de lo que fue la gala, haciendo énfasis en las categorías de mayor importancia y en las anécdotas de la misma (no hace falta que diga por donde van los tiros, ¿no?).

Siendo sinceros, me resultó imposible ver la gala entera en directo, aguanté hasta las 4 A. M., el resto ya me lo vi en un resúmen. Y menos mal que no me la vi entera, para mí en general fue de las galas más aburridas que hubo en los últimos años (si no la que más). No creo en este caso que haya que echarle la culpa a Jimmy Kimmel, el cual me parece uno de los mejores presentadores que tiene actualmente Estados Unidos, si no más bien a la dirección artística de la gala. Atrás parecen quedar momentos como la gran intro inicial protagonizada por Hugh Jackman en 2009 o el famoso “selfie” de Ellen Degeneres de 2014. Espero que en años futuros se vuelva a recuperar esa chispa.

 

 

Pocas pero importantes sorpresas

Empezamos por el principio, el hecho de que Mahershala Ali se llevase el Oscar a Mejor Actor Secundario por su papel en Moonlight, ya parecía indicar que la película dirigida por Barry Jenkins iba a dar alguna que otra sorpresa. La ceremonia a partir de ahí transcurrió sin muchos sobresaltos, las películas destinadas a llevarse su estatuilla iban desfilando por el escenario principal del Dolby Theater. Desde Viola Davis con su papel en “Fences”, pasando por “Piper” como mejor corto animado, o “Animales fántasticos y donde encontrarlos” con su galardón a mejor vestuario. Aun así, subjetivamente hablando, reconozco que había categorías con un nivel similar y bastante alto, en las cuales varias de las nominadas podían haber ganado perfectamente, como es el caso por ejemplo de los mejores efectos visuales, cuyo premio fue a parar a “El libro de la selva”, pero perfectamente pudieron ir a parar a “Rogue One: A Star Wars Story”, “Doctor Strange” o “Kubo y las dos cuerdas mágicas”. Esta última además se quedó también a las puertas del Oscar a la mejor película de animación, que fue para “Zootrópolis” o “Zootopia” (como queráis llamarla). En resumen, buen nivel en general en muchas de las categorías.

Pero como todos los años, nivel al margen, la gala no estuvo exenta de polémica. Así por ejemplo tenemos el discutido Oscar al mejor maquillaje para “Escuadrón Suicida”, que si bien es cierto que está bien trabajado, la gente se quejó bastante porque la estatuilla no fuese a parar a “Star Trek: Beyond”. A mí en ese sentido me gustaron ambas películas, es probable que sí se lo hubiese dado a “Star Trek”, pero tampoco me parece mala elección la de la ganadora (nótese mi predilección por Margot Robbie aquí).

 

“La la land” tuvo lo que se merecía

Dicho así el título suena bastante lapidario, pero nada más lejos de la realidad. A pesar del número de nominaciones, es una regla no escrita que tanto los Globos de Oro como los Bafta son una fuente bastante fiable acerca de cómo irán repartidos los Oscars. Y tal cual, 6 en los Globos de Oro y en los Oscars, 5 galardones en los Bafta. Las únicas variantes “gordas” fueron la de mejor actor y la de mejor película. Subjetivamente, yo le discutiría también algún premio más, véase el de Dirección de Fotografía, que desde luego es muy buena, pero para mí debería de haber ido a parar a Silencio (que sí, que puede hacerse un coñazo de peli, pero estamos hablando de la dirección de fotografía, no de mejor película). Pero bueno en general como digo, tuvo los premios que merecía.

Mención especial en el post a Cassey Affleck, hermano de Ben Affleck y ganador del Oscar a Mejor Actor. Me pregunto como habrán sido estos días en la familia, teniendo en cuenta que en cosa de dos días, el hermano mayor (y supuestamente más famoso) se lleva el Razzie a Peor Pareja Protagonista y el menor se lleva el Oscar. Algún día igual me dará por escribir un post sobre los “injustificados” palos que le han caído a Ben en los últimos meses, sabiendo que posiblemente me caiga mierda sin conocimiento. Respecto al premio a mejor actriz, estaba claro que iba a recaer en Emma Stone, actriz con mucho futuro, nada que añadir la verdad.

Vamos con lo mejor de la noche, Warren Beatty mediante… ¿Cómo narices se puede confundir el premio a mejor actriz por el de mejor película si lo ponía claramente? La cosa es que según el señor Beatty, él leyó el nombre de Emma Stone en la tarjeta y automáticamente, con buena fe, la asoció con el musical. Se ve que con la edad ya “chochea”, pero aun así, una semana después, me sigue asombrando. En fin, lo mejor de todo es que no fue el único error, si no que hubo otro curioso en el “In Memoriam”. El caso es que Moonlight se acabó llevando el galardón a Mejor Película merecidamente, y de nuevo, tampoco tengo mucho que añadir. Una película con tintes reivindicativos en la nueva Era Trump (al cual, por cierto, mencionaron menos de lo que me esperaba, igual soltaron todo el fuego en los Globos de Oro…).

Con esto por fin doy por finalizado este denso artículo sobre esta última Gala, volviendo así a la rutina de post semanal en el blog. Compartir por vuestras redes sociales si os ha gustado, comentad cualquier aspecto que queráis y nos vemos en el siguiente post.

¡Saludos locos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *