Creando atmósferas (II): La fotografía



NOTA PREVIA A LA LECTURA: Esta es una serie de artículos acerca del mundo audiovisual, todos relacionados entre sí. Para estar al día y saber de qué va el tema, os animo a visitar los siguientes enlaces.

Creando atmósferas – Parte 1: El color.


¡¿Qué pasa locos y locas?! Bienvenidos y bienvenidas una vez más al blog más random de la calle en donde vivís.

Empieza fuerte el año con una ración doble de post (pinchad aquí para leer la reflexión personal del 2016). Bien es cierto que tengo algún que otro artículo preparado para seguir posteando, pero tenía ganas de seguir con esta serie, así que como ya han pasado algunas semanas desde la primera parte, he decidido alterar un poco el orden y seguir con el siguiente paso de esta serie de artículos. Como bien os he dejado en la nota previa, el primer artículo hablaba sobre el tratamiento de color o etalonaje en los proyectos audiovisuales, principalmente en el cine, aunque también aplicable a otros medios como la televisión y los videojuegos. Si recordáis había un punto en el que relacionaba el etalonaje con la dirección de fotografía, y es a partir de aquí donde sale la relación que da pie a este nuevo post. Como siempre empezamos por una descripción breve de lo que es la dirección de fotografía en una obra audiovisual:

La dirección de fotografía es posiblemente, junto con la dirección y la producción, la parte más importante de un proyecto audiovisual, pues es la que nos va a determinar la calidad de cada uno de los planos tanto en composición, como en iluminación (englobando aquí tanto condiciones lumínicas, como etalonaje), al margen de otros muchos aspectos de esta especialidad. En el equipo de fotografía nos podemos encontrar piezas como el “foto fija” o “Leica”, el equipo de eléctricos, el “loader”, operador/a de cámara y asistentes, todos ellos dirigidos por el director de fotografía. Es en esta figura en la que quiero centrar el artículo, pues es el que dirige todo el equipo anteriormente mencionado, y bajo su mano estará, junto con la del director, la calidad final del producto a nivel estético. A lo largo del artículo os nombraré algunos de mis directores de fotografía favoritos y a sus obras más destacadas.

La fotografía en los medios audiovisuales

No me quiero meter en hechos históricos, digamos simplemente que la fotografía es la base de casi cualquier obra audiovisual. A la hora de por ejemplo realizar un film, nos va a servir tanto para determinar gran parte del storyboard, es decir tipos de planos, composición de los mismos y timing (duración de cada uno de los mismos), como otros detalles que complementen una buena narrativa visual, es decir, temperatura de color, óptica, iluminación, etc. Siendo un eje fundamental del cine (no en vano en todos los festivales la dirección de fotografía forma parte del elenco principal de premios), una buena fotografía es fundamental a la hora de construir una atmósfera que ayude al espectador a introducirse en la película. Pasa exactamente lo mismo en las cinemáticas de los videojuegos y sus cada vez mayores semejanzas al cine (prefiero no hablar del in-game porque en este sentido la cosa cambia).

Así pues y como digo, la fotografía es una de las piezas fundamentales del entramado audiovisual, tanto es así, que lo que puede ser una buena película se puede venir abajo por una mala dirección de foto, y una buena foto nos puede salvar una película un tanto… regulera. Y a los hechos me remito, siendo para mí un ejemplo reciente Batman v Superman. No saltéis todavía, tranquilos, que a mi la película me gustó, pero siempre he tenido la sensación de que Zack Snyder no es un buen narrador (ya hablaremos otro día del montaje cinematográfico), tuvo el boom de 300 y Watchmen y a partir de ahí fue cayendo poco a poco (salvando quizá… El Hombre de Acero). Eso sí una cosa no quita la otra y es cierto que estéticamente cuida mucho sus films, con la ayuda sobre todo de su director de fotografía fetiche Larry Fong. Pero dejemos a un lado los nombres propios, centrémonos en la parte técnica. Vámos con el siguiente punto.

"El Gran Gatsby" es una de las películas que más me ha impresionado en los últimos años a nivel de foto, sobre todo por el costoso y gran trabajo de postproducción realizado.

“El Gran Gatsby” es una de las películas que más me ha impresionado en los últimos años a nivel de foto, sobre todo por el costoso y gran trabajo de postproducción realizado.

Fotografía aplicada al cine

Si alguna vez nos metemos en el papel de director de fotografía, para saber qué sensación queremos transmitir en un film, tendremos que sabernos de carrerilla cual es la base de la técnica, es decir, tipos de planos, según la distancia al objeto y el ángulo, tipo de iluminación más o menos dura, temperatura de color con el balance de blancos óptimo, que nos permita trabajar mejor el etalonaje, profundidad de campo y algún que otro concepto más. Por supuesto, el conocer simplemente estos datos implica que sabemos manejar de forma correcta una cámara, pero no que seamos fotógrafos o directores de fotografía. Un fotógrafo o director de foto sabe manejar los pesos visuales de una imagen, combinando todo lo anteriormente mencionado para transmitir un mensaje a través de una serie de fotografías o fotogramas, llamadlo como queráis. Que lo haga más o menos bien ya dependerá de la pericia y, sobre todo, de la experiencia del mismo.

¿Cuál es la diferencia pues entre una “simple” fotografía y una secuencia de fotogramas? Para la segunda, la iluminación en la escena debe de ser constante para la serie de planos que se van a rodar, debiendo mantener el clima en todos y cada uno de ellos (cambiando algunos pequeños ajustes). La selección de los planos (marcados por el storyboard principal) influirán en la sensación que se quiera transmitir, por ejemplo: si queremos que el espectador sienta una sensación de agobio/miedo, los planos con los que jugaremos serán más bien cerrados, desde un plano de busto hasta primerísimos primeros planos o planos detalle, combinando con ángulos picados, según lo que queramos mostrar. Por el contrario, si queremos mostrar información ambiental, se tirará más hacia planos generales, que nos muestren el entorno que rodea a la escena principal.

Hablar de cada tipo de plano e iluminación sería meternos en más materia de la debida, ya sabéis que estos artículos son de carácter general e introductorio. No os preocupéis, porque en post futuros hablaré tranquilamente de cada uno de estos detalles por separado. Sigamos.

Footage sacado de la película "Shutter Island"

Footage sacado de la película “Shutter Island”

La importancia de un buen director de fotografía

El papel del director/a de fotografía no se limita simplemente a saber combinar todos los elementos anteriormente nombrados, como he dicho su labor es, justo por debajo de los productores y directores, la más importante de todo el equipo de producción. Deberá de coordinarse perfectamente con la gente de iluminación (parte de su equipo) y los actores, para que estos tengan siempre la iluminación adecuada en sus tomas. También deberá de mantener contacto con el equipo de arte, tanto vestuario como escenografía, para buscar la ambientación que más acorde quede con las ideas del director. Además, deberá de estar pendiente del equipo de postproducción, bien por la composición de efectos visuales, bien por los retoques de nuevo en la iluminación y en el etalonaje. Vamos que el director de foto es otro de los que se “come” en mayor o menor medida,  el proceso entero de una producción audiovisual.

Algo que diferencia a un buen director de fotografía de uno… no tan bueno, es lo maniático (en el buen sentido de la palabra) que puede llegar a ser, pues un buen director va a estar pendiente de absolutamente todos los detalles de la producción, de cara a que el resultado final sea lo más fiel a lo trazado en los planes previos. A lo largo de la historia del cine habremos visto escenas míticas que de una forma u otra nos habrán marcado. A la cabeza me vienen ahora mismo algunas bastante recientes, tomas que podrían parecer perfectamente sacadas de un cuadro. Como esta que os dejo.

A la izquierda, fotograma sacado de la película "Lincoln" (2012) de Steven Spielberg, a la derecha, pintura titulada "Las últimas horas de Abraham Lincoln" (1868) del autor Alonzo Chapel.

A la izquierda, fotograma sacado de la película “Lincoln” (2012) de Steven Spielberg, a la derecha, pintura titulada “Las últimas horas de Abraham Lincoln” (1868) del autor Alonzo Chapel.

 

Bueno, después de todo esto, creo que como introducción hay más que suficiente. No os voy a engañar, podría tirarme horas escribiendo y hablando del tema, y de hecho he tenido que dividir este artículo porque se me había ido completamente de las manos. Quiero hablaros de mis directores de fotografía favoritos, mostrándoos sus cualidades y parte de su trabajo, así como ciertas anécdotas, pero me lo ahorro para un el siguiente post porque me he dado cuenta que merece un artículo propio.

Ale que me enrollo, espero que os haya gustado el artículo y que os haya resultado entretenido. Como siempre, os animo a dar opinión en los comentarios, tanto del post como de las redes sociales, y por supuesto se agradece mucho tanto los “Me gusta” como el compartir por Facebook y Twitter, ¡ESO ES MUCHO BIEN!

Nos leemos en el siguiente artículo.

¡Saludos locos!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *